lunes, 29 de noviembre de 2010

Tecnologías en los niños


Actualmente vivimos en la era de las tecnologías, donde cada vez a más temprana edad se comienzan a usar los productos tecnológicos que ofrece el mercado. Así mismo, cada día aparecen nuevos productos más avanzados y con mejores características.
La globalización ha permitido que todos podamos tener acceso a los mismos artículos, con precios que se hacen menos inalcanzables a través de créditos o préstamos. Sabemos que estamos viviendo en la “Sociedad de la información”, donde siempre se puede almacenar más información y hacerla pública muy rápidamente, con una capacidad de difusión sorprendentemente amplia. La “Sociedad del conocimiento”, por otro lado, nos permite poder ser selectivos en lo que queremos saber, y encontrar lo que necesitamos pero también se crea una suerte de adicción del conocimiento, porque es el bien mejor pagado, por lo que se hace imprescindible saber más y más. Es por todo esto que vemos siempre las tecnologías como un beneficio para nuestras vidas, porque al parecer la rapidez con que aprendemos, utilizándolas, nos hace la vida más fácil y mejor; permitimos la entrada de las tecnologías en nuestros hogares sin pensar mucho en las desventajas que podamos tener, sobre todo al momento de dejarlas entrar en el mundo de los niños.
Como se mencionó en un comienzo, las tecnologías se comienzan a usar cada vez a más temprana edad, y hay una difusión increíble sobre los beneficios que nos pueden traer, a nuestras vidas en el trabajo, para el ocio o también a la vida de los niños en la escuela o en general a sus procesos de aprendizaje. Pero realmente; ¿Qué tan beneficiosas son las tecnologías en los procesos educativos de los niños?

Actualmente vivimos en la era de las tecnologías, donde cada vez a más temprana edad se comienzan a usar los productos tecnológicos que ofrece el mercado. Así mismo, cada día aparecen nuevos productos más avanzados y con mejores características.


Se habla mucho sobre los buenos resultados que podemos obtener de los niños si utilizamos tecnologías en lo que queramos enseñarles, por ejemplo dentro del colegio en sus diferentes asignaturas, pero la verdad, es que resulta bastante contradictorio, porque la mayoría de las veces, los niños no toman mucha atención a los contenidos que usamos sino al medio que decidimos utilizar, es por esto que conseguimos niños distraídos que no aprender mucho más si utilizamos tecnologías, sino que aprenden lo mismo o quizás menos. Por otro lado, existen muchísimos juegos, ya sea dentro de la red o en videojuegos, incluso en celulares, que terminan poniendo a los niños con un alto nivel de ansiedad, ya que al jugar, alcanzar puntajes, pasar a distintos niveles, etc., comienzan a asociar la realidad virtual con la vida cotidiana, pensando que todo debe siempre ir en distintos niveles, con una rapidez increíble y siempre consiguiendo todo al momento que lo deseen. Llevándolo al caso del colegio o la escuela, es muy probable que estos niños, adictos a videojuegos o acostumbrados a usarlos con frecuencia, no puedan alcanzar aprendizajes significativos en el colegio porque su nivel de ansiedad conlleva a frustraciones relacionadas con la rapidez de el aprendizaje que quieren conseguir, hay muchas posibilidades de que estos niños no puedan captar de inmediato los contenidos o tampoco puedan desarrollar las habilidades necesarias en algún ramo al mismo ritmo de los demás compañeros que no usan videojuegos con mucha frecuencia. La “sobreinformación” a la que estamos expuestos no deja fuera a los niños, que al tener tanta información disponible al mismo tiempo no se dan el tiempo de aprender a investigar y seleccionar de una manera eficiente y correcta la información, por esto llega el problema de “copiar y pegar”, lo que genera un desconocimiento de lo que supuestamente deberíamos estar aprendiendo. El fácil acceso a la red, permite que los niños adquieran la información que quieran pero sin informarse bien de lo que están consiguiendo. Si llevamos el mismo tema a tiempos pasados, los niños debían leer varios artículos o libros antes de poder presentar una tarea o informe, ahora es muy fácil para ellos sólo presentar lo primero que se encuentra sin ser críticos o selectivos en sus fuentes. Relacionado con este problema, se crea otro muy similar al primero, vinculado con la frustración. Al momento de usar internet, y tener la posibilidad de abrir varias ventanas al mismo tiempo, los niños nunca terminan de concentrarse mucho en sólo una cosa, sino que al cambiar una y otra vez de foco atencional, provoca la distracción, lo que significa que se creará la costumbre de no necesitar concentrarse. En el plano escolar, los niños que tienden a depender de las tecnologías o a usarlas constantemente, no logran concentrarse en sólo una cosa, y tienden a distraerse con facilidad. Otro de los problemas más comunes, es la violencia que se puede desarrollar, esta comprobado que la mayoría de los videojuegos para niños contienen escenas o fines violentos que son imitados por los niños y que influye mucho en la personalidad que estos desarrollen con el tiempo.
Ciertamente las tecnologías nos entregan muchos beneficios, pero en el caso de los niños, es muy necesario poner atención y controlar el tiempo y la forma en que las utilizan, también es primordial supervisar lo que ellos hacen cuando ocupan internet, o videojuegos y enseñarles a utilizarlas de forma que no afecten a sus procesos de aprendizajes y a sus personalidades en general.


Fuentes de información externas:




http://es.wikipedia.org/wiki/Sociedad_de_la_informaci%C3%B3n_y_del_conocimiento




http://www.xataka.com/otros/debate-la-tecnologia-en-los-ninos-problema-o-adelanto




http://www.psychnology.org/File/PSYCHNOLOGY_JOURNAL_1_1_RUGGERONI.pdf




http://psicologaobalderas.blogspot.com/2007/12/los-nios-y-el-uso-de-la-tecnologa.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada